Aceite de Oliva

Conoce todo sobre el aceite de oliva, su origen, tipos y beneficios de este aceite esencial reconocido mundialmente por sus propiedades curativas y saludables.

El aceite de oliva es un componente tradicional de la cultura mediterránea, donde el aceite brilla sobre múltiples platos para aportarles sabor y propiedades benéficas.

También estamos seguros que te gustará saber cuáles son los beneficios de tomar aceite de oliva cotidianamente.

 

El aceite de oliva, su origen, tipos y beneficios

Origen del aceite de oliva

Se estima que el ser humano comenzó a extraer aceite de las aceitunas de los olivos desde los años 2000 a. C., por la facilidad de obtenerlo.

Su extracción comenzó principalmente en la zona del Creciente Fértil que va desde el Tigris y el Éufrates hasta el Nilo.

Las aceitunas crudas normalmente son amargas, sabor que disminuye en el aceite que les es extraído, razón por la que se popularizó más su uso como aceite que como alimento.

Además, civilizaciones como los egipcios comenzaron a usarlo con fines cosméticos y de belleza, expandiendo aún más su uso con diferentes objetivos.

También se usó como aceite para ungir a sacerdotes, reyes y enfermos, se le atribuían propiedades nobles y sagradas, al igual que al árbol de olivo.

 

Características de un buen aceite de oliva virgen extra

Es fácil reconocer las características de un buen aceite de oliva virgen extra, prácticamente lo sabrás cuando lo pruebes, uno no queda indiferente ante su sabor.

A diferencia de los aceites de oliva comunes que no son virgen extra, los cuales han perdido sus propiedades organolépticas y no emiten sabores u aromas.

Lo principal que vas a notar en su perfil sensorial son sus sabores frutado, amargo y picante, ya que éstas son las principales características organolépticas de un buen aceite de oliva virgen extra.

Presenta una acidez libre expresada en ácido oleico de menos de 0,8%, lo cual podrás ver en la etiqueta. Este tipo de aceite mantiene intactas sus propiedades organolépticas, por lo que es ideal no solo para la cocina, sino también para la salud.

 

Tipos de aceites de oliva

Básicamente podemos encontrar tres tipos de aceite de oliva, sin embargo solo los dos primeros son recomendables para el consumo.

  1. Aceite de oliva virgen extra
  2. Aceite de oliva virgen
  3. Aceite de oliva refinado o lampante

Si estás buscando la mejor opción de aceites de olivo, sin duda debes optar por un virgen extra, su costo varía dependiendo el tamaño de la botella. Y ciertamente es más caro, pero es la mejor opción para degustar sus aromas y sabores en tus platillos.

Usualmente se relaciona el color muy verde con un buen aceite de oliva virgen extra, pero el color no es una garantía. El aceite puede tomar diversas tonalidades según el tipo de aceituna, grado de maduración y calidad.

 

¿Cómo reconocer los diferentes tipos de aceites de oliva?

Aceite de oliva virgen extra

Ahora, ¿cómo reconocer los tipos de aceites de oliva? Muy sencillo, un buen aceite de oliva virgen extra te dejará sensaciones sensoriales frutadas, un poco picantes y amargas.

Aunque estas sensaciones no deberían ser muy fuertes, si así lo fueran es porque las aceitunas de las cuales provino el aceite tenían algún defecto. Ya sea que tuvieran moho o que aún no estuvieran en el momento preciso para cosecharlas.

Entre sus características organolépticas destacan sus sabores frutados, verdes o maduros, amargos, picantes, almendrados, etcétera.

Sus tonalidades pueden ser del verde intenso al amarillo dorado, dependiendo de varios factores, como la madurez de las aceitunas.

 

Aceite de oliva virgen

Por otra parte, el aceite de oliva virgen podrás reconocerlo porque es un aceite con menor intensidad en los aromas ya que sus propiedades organolépticas presentan algún defecto.

Su acidez debería ser menor al 2%, es el segundo tipo de aceite de oliva recomendado para el consumo, pues aún conserva propiedades benéficas, así como algunos aromas y sabores.

 

Aceite de oliva lampante o refinado

Sin embargo el aceite de oliva lampante o refinado ya no es un aceite recomendable, pues ha perdido todas sus propiedades organolépticas.

No tiene aromas ni sabores, han sido suprimidos totalmente por su proceso de extracción, en el cual se le agrega una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen extra para poder comercializarlo.

Este tipo de aceite podría funcionar para hacer frituras, pero no para usarlo como un verdadero aceite de oliva virgen extra.

 

Beneficios del aceite de oliva para la salud

Hay que destacar el gran aporte de propiedades nutricionales del aceite de oliva virgen extra, que contiene Vitaminas A, D, E y K, lo que además favorece la absorción de minerales. Su vitamina E y antioxidantes, evitan la oxidación del colesterol malo LDL.

Es una fuente rica en ácido oleico y polifenoles, los cuales protegen a los ácidos grasos del aceite frente a la oxidación previniendo la formación de placas de ateromas en los vasos.

Ideal para personas diabéticas pues reduce los niveles de glucemia, provocando que el paciente requiera menos insulina.

Ayuda a fortalecer los huesos, por lo que resulta un excelente aliado en niños y adultos mayores. Además, previene la formación de células cancerosas.

Facilita el proceso de vaciado del estómago al duodeno y desciende la acidez gástrica, previniendo la aparición de úlceras gástricas.

 

Beneficios del aceite de oliva para la belleza

Por su alto contenido en polifenoles es usado para retardar el envejecimiento celular, con una cucharada y media de aceite de oliva a diario bastará para mantener saludable y joven.

Y si lo tomas en ayunas podría ayudarte a bajar de peso o a mantenerte fácilmente en la misma talla. También es el ingrediente estrella en mascarillas para el rostro y el cabello, otorgando una suave sensación al cutis y el cabello.

Puedes usarlo también para desmaquillarte e incluso para exfoliar las partes más difíciles de hidratar de tu cuerpo, como codos y rodillas.